¿Quiénes mantienen los Toros de Osborne?


A pesar de sus 14 metros de altura y del material del que están fabricados, el cual los confiere la resistencia y la estabilidad suficiente para mantenerlos en pié; los Toros de Osborne no están exentos de sufrir las inclemencias climatológicas que provocan daños cada cierto tiempo. ¿Quieres saber más sobre quiénes mantienen los Toros de Osborne?

Frío, lluvia, viento y granizo

toro de osborne alfajarinUna estructura de metal que se encuentra a la intemperie y que, normalmente, está situadas en puntos elevados sobre el terreno; sufre de forma especial el azote del frío, la lluvia, el viento, el sol o el granizo. Todos estos factores hacen que de vez en cuando sufran daños que muestran una imagen distinta de la que estamos habituados.

Muestra de ello es que hoy una tormenta ha destrozado el toro de Osborne de Alfajarin, situado a las afueras de Zaragoza.

No ha sido debido al invierno zaragozano, sino por culpa del viento, la lluvia y el granizo que esta tarde de verano ha descargado sobre Zaragoza y en algunas otras zonas de de la provincia. Los daños sufridos por esta réplica de la figura diseñada por Manolo Prieto han sido numerosos, quedando prácticamente decapitado.

Más allá de la imagen “curiosa”, tal vez te preguntes qué pasará ahora con la figura, quiénes mantienen los Toros de Osborne y si son los mismos que se encargarán de repararla.

¿Quiénes mantienen los Toros de Osborne?

Al ser una marca comercial quien tiene los derechos de imagen sobre este diseño, es la empresa la que corre con los gastos de instalación y mantenimiento de los Toros de Osborne. De hecho, ya me han comentado que ya tenían constancia de este incidente y que lo antes posible se pondrán en marcha para reparar la figura.

En nuestros días gracias a las nuevas tecnologías, las noticias vuelan. Algo pasa a miles de kilómetros y en cuestión de segundos nos llegan a nuestros teléfonos móviles fotos y/o vídeos de lo que ha pasado…pero no siempre fue así.

El pago: ¿En dinero o en vino?

¿Os imaginais hace 40 años, cuanto tiempo podría pasar hasta comunicar que una figura se había dañado o si necesitaba algún tipo de reparación? No había móviles, ni existía Twitter, ni Instagram, ni usábamos hashtags a diestro y siniestro.

Así pues, el método que se usó fue que la gente que tenía instalado una figura en sus tierras, o en otros casos en las proximidades de su pueblo, fueran quienes cuidaran y mimaran a su toro ya que la compañía les ofrecía una cantidad económica por estos cuidados. Así que tanto la marca como la gente sacaban beneficio.

Dinero o vino ¿tú decides?

Cómo curiosidad, es algo que seguro que no sabes, es que a día de hoy esa tradición persiste aunque ahora algunos de quienes siguen “cuidando” del toro en lugar de dinero reciben en cajas de vino el pago a esos cuidados.

Anterior ¿Están los toros en el punto de mira?
Este es el post más reciente.

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *